En 1381, después de unas visiones muy especiales, los habitantes de Delft iniciaron la construcción de la Iglesia Nueva. ‘Nueva' porque a orillas del Oude Delft ya había otra iglesia: la Iglesia de San Hipólito, que entretanto se llamaba la Iglesia Vieja.

Basílica
La historia de la construcción de la Iglesia Nueva abarca cerca de tres siglos. Hasta 1420, en este lugar había una ‘iglesia provisional' consagrada a la Virgen María. A partir de ese momento, alrededor de la iglesia se empezó a levantar una basílica de piedra que se consagró a Santa Úrsula.

Cruciforme
Al igual que con muchas iglesias, la construcción de la Iglesia Nueva se llevó a cabo por fases. En 1393, se puso la primera piedra para un transepto, pues se quería que la iglesia tuviera forma de cruz: un símbolo importante para los creyentes cristianos.

Simbolismo
En 1655 -después de haber superado un devastador incendio, los ataques de los iconoclastas, el Trueno de Delft (la explosión de un polvorín) y diversas renovaciones- la Iglesia Nueva estaba acabada. Además del simbolismo de la forma de cruz, la iglesia sigue conteniendo referencias a los doce apóstoles, los cuatro evangelistas y los dieciséis profetas de la Biblia.

 

Horario de cierre »

Cierre de la línea de tiempo ×