La reina Juliana fue la segunda de tres miembros de la Casa Real que murieron en poco espacio de tiempo y fueron enterrados en la Iglesia Nueva. Le precedió su yerno, el príncipe Claus. Y el mismo año siguió a Juliana su esposo, el príncipe Bernardo.

Alegría popular

El nacimiento de Juliana de los Países Bajos llegó ‘como un regalo del cielo'. La reina Guillermina y el príncipe Enrique llevaban años sin tener descendencia y a su muerte quizás un miembro alemán de la familia tuviera que suceder a Guillermina... Sin embargo la alegría popular fue enorme cuando el 30 de abril de 1909 nació una princesa sana. Su nombre completo era Juliana Luisa Emma María Guillermina.

Popular

Juliana contrajo matrimonio en 1937 con Bernardo von Lippe-Biesterfeld y subió al trono en 1948. A diferencia de su madre, la reina Juliana conectaba con el pueblo. El sentido común y una cierta actitud informal caracterizaban sus intervenciones en público. Precisamente eso la hacía popular. En más de una ocasión se la observó paseando en bicicleta y vestida de forma sencilla, razón por la que durante su reinado la monarquía recibió el apodo de ‘la monarquía en bicicleta'.

Sonido de campanas

El reinado de Juliana también sufrió reveses. Durante un famoso caso de soborno en el que estuvo involucrado su esposo, la reina llegó a considerar abdicar anticipadamente. Finalmente lo hizo en 1980. Después, su vida volvió a las aguas tranquilas. Juliana murió a los 94 años de edad, en presencia de su familia. Su ataúd fue trasladado a la Iglesia Nueva bajo el sonido de la campana de Bourdon de la Iglesia Vieja. Tras una solemne ceremonia se le dio sepultura en la cripta real.

Horario de cierre »

Cierre de la línea de tiempo ×