Desde Guillermo de Orange, casi todos los miembros de la Familia Real holandesa han sido enterrados en la cripta real de la Iglesia Nueva de Delft. En 2002 y 2004, el prncipe Claus, la reina Juliana y el prncipe Bernardo encontraron aqu su ltima morada.

El príncipe Claus
Cada uno de los funerales reales tiene, además de protocolos estrictos, un carácter personal. En los del príncipe Claus von Amsberg el 15 de octubre de 2002 -los primeros desde hacía cuarenta años- la reina Beatriz optó por una ceremonia austera pero moderna. Todos los ramos de flores eran de color verde y blanco, por los colores del escudo de armas de la familia Von Amsberg.

La reina Juliana
Después del príncipe Claus, la primera en ser enterrada -el 30 de marzo de 2004- fue su suegra Juliana, madre de Beatriz. Por propio deseo el color dominante fue el blanco, símbolo de la resurrección. También los padres de Juliana, Guillermina y Enrique, tuvieron unos funerales blancos. Durante el servicio, su hija Cristina cantó la canción ‘It's a gift to be simple'.

El príncipe Bernardo
Los funerales más recientes (11 de diciembre de 2004) tuvieron un carácter militar. El ataúd con los restos mortales del príncipe Bernardo, padre de Beatriz, fue trasladado sobre una cureña. Las fuerzas aéreas reales le rindieron homenaje sobrevolando Delft con tres reactores F16 y un avión Spitfire en formación Missing Man en el momento durante la entrada en la iglesia. Con el entierro de Bernardo, el número total de restos mortales en la cripta real es de cuarenta y seis.

 

Horario de cierre »

Cierre de la línea de tiempo ×